Vacunación podría no ser suficiente para lograr inmunidad de rebaño ante la Covid-19

Desde finales del año pasado, el comienzo de la aplicación de algunas vacunas para Covid-19 dio a muchas personas alrededor del mundo la esperanza de ver una luz al final del túnel. Al 20 de enero de 2021, Gavi, la Alianza para la Vacunación, reporta 10 vacunas para el SARS-CoV-2 aprobadas para uso completo o limitado. Sin embargo, algunas voces científicas apuntan a que conseguir altas tasas de vacunación podría no ser suficiente para alcanzar la inmunidad de rebaño.

Este es el caso de un estudio de investigadores de la Universidad de Anglia del Este, donde modelaron la eficacia de los programas de inmunización en Reino Unido. Su modelo utilizó las vacunas de Pfizer y Oxford/AstraZeneca, y tomó en cuenta la nueva variante de la Covid-19, identificada recientemente en aquel país, con una transmisibilidad mayor. Su objetivo fue comprobar si la inmunidad de rebaño puede ser un resultado realista de los esfuerzos de vacunación, dado que las vacunas, aunque pueden reducir la enfermedad, podrían no detener todos los contagios.

Alcanzar la inmunidad de rebaño depende del porcentaje de personas inmunes necesario para reducir el número reproductivo R. Éste es una medida de cuántas personas, en promedio, infectará cada persona infectada y, para alcanzar la inmunidad de rebaño, el número R debe ser menor a uno. Considerando esto, los investigadores usaron modelos matemáticos de la transmisión de la Covid-19 y la eficacia de las vacunas (Oxford, 70% y Pfizer, 95%) para predecir su capacidad de reducción de R. Determinaron inicialmente que el 69% de la población necesitaría recibir la vacuna de Pfizer, o bien, el 93%, la vacuna de Oxford para llevar el número R por debajo de uno.

No obstante, en un escenario con la variante más transmisible de la Covid-19, encontraron que vacunar al 100% de la población con la vacuna de Oxford sólo reduciría R a 1.325. Por otro lado, la vacuna Pfizer requeriría de un 82% de la población vacunada para llevar al valor R por debajo de uno. Sin embargo, debido a una eficacia menor de la vacuna de Oxford en las infecciones asintomáticas, su protección general contra las infecciones es menor, cerca del 50%, afirma el estudio. Esto elevaría el valor de R a 1.6, un 20% más para la nueva variante con una aplicación de la vacuna al 100%.

En el caso de Pfizer, aunque vacunar al 82% de la población de Reino Unido bastaría para la inmunidad de rebaño, su uso no está autorizado en personas menores de 16 años. En el caso de Reino Unido, las personas menores de 16 años representan el 19% de su población total. Aunado a la posibilidad de que algunas personas no accederán a vacunarse, los investigadores consideran prácticamente imposible alcanzar una tasa de vacunación del 82%. Debido a su naturaleza de respuesta rápida, esta investigación aún debe ser revisada por pares, pero se encuentra disponible para su consulta en el servidor de preimpresión medRxiv.

Respecto a este tema, Gavi, la Alianza para la Vacunación comparte en una publicación en su blog que los valores de R pueden manejarse, hasta cierto punto, mediante confinamientos. Si los países consiguen reducir los valores de R a poco más de uno, se podría lograr la erradicación incluso con niveles de vacunación más pequeños, mencionan. «Pero lo que realmente se necesita es un plan coherente a largo plazo: uno que incluya tanto el despliegue rápido de la vacunación como el continuo distanciamiento social y pruebas», subraya la información compartida.

Alrededor del mundo existen diversos esfuerzos para el desarrollo de vacunas y esto podría ayudar significativamente al control de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, la opinión científica llama a dimensionar correctamente las cosas y asumir que un alto nivel de vacunación podría no ser suficiente, por sí misma, para alcanzar la inmunidad de rebaño. Mientras se consiguen niveles de inmunización suficiente, ya sea mediante la vacunación o tras padecerse la enfermedad, se debe considerar aplicar la vacuna a poblaciones clave en la transmisión del virus, así como la continuidad de las medidas de sana distancia, señalan expertos.