UNAM advierte que sólo un tercio de los “Reyes Magos” podrían realizar compras on-line

Debido a la contingencia por el COVID 19 y las medidas de distanciamiento físico, impulsando el auge del comercio digital, podría dejar fuera al 71 por ciento de la población, de elegir y adquirir sus productos mediante pagos en línea.

“Cuando se habla de nueva normalidad se piensa que esta es homogénea, que es para todos, es decir, se proyecta que a toda la población le va a ir bien, y que todo puede ser vía online, hay que tomarlo con cautela”, aseguró Eduardo Loría Díaz de Guzmán, coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM.

El investigador universitario explicó que debe considerarse que 29 por ciento de la población está conectado; es decir, 71 por ciento de la población mexicana es offline, por lo que no todos los internautas (que fueron en ascenso en 2020), podrían efectuar compras.

Prevén hospitales a tope para el 11 de enero en la CDMX

“A quienes les va bien, es al 29 por ciento online, que son los que ofrecen y toman servicios, cursos, hacen videollamadas, piden comida o artículos por delivery (servicio de reparto que ofrece un comercio), pero el 71 por ciento no lo puede hacer, está fuera, y es un punto de referencia que debe considerarse”, precisó.

En general, añadió, no es crucial para la economía nacional la modalidad de estas compras, porque solo beneficiarán a las grandes empresas transnacionales; en contraste con 71 por ciento de la población que tiene que salir a la calle a ganarse el sustento, el que vende cara a cara, en el espacio público, el mismo que lleva los productos a tu domicilio, es el porcentaje que está excluido de las compras digitales.

¿Se termina semáforo rojo?
 
“No hay efecto de derrama para los otros, sí debe tener incidencia en la macroeconomía, pero es muy complejo saber cuánto, cuánto del online va a los offline”, indicó.

De acuerdo con la Asociación de Internet MX, en 2019 los mexicanos gastaron, en promedio, 13 mil 700 pesos al año en compras digitales de productos y servicios.

Con base en su situación socioeconómica, los niveles medio bajo y bajo son los que más compran por internet, con 55 por ciento; mientras que el otro 45 por ciento pertenece a los segmentos medio alto y alto.