Qué consecuencias traería para México brindar asilo político al hacker Julian Assange

La tradicional costumbre solidaria de México de ofrecer asilo político a diversos personajes de la vida política a nivel mundial, esta vez podría traerle al país serios problemas. El 4 de enero de 2021, durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ofreció asilo político a Julian Assange. Periodista y programador conocido por ser el fundador, editor y al mismo tiempo, fue portador del sitio WikiLeaks.

Diversos analistas alzaron la voz para hacer ver las consecuencias negativas de tal acto, ya que podría traer duras consecuencias, principalmente con el Gobierno de Estados Unidos. «Proteger a Julian Paul Assange, podría significar un riesgo latente para el Gobierno de México», explica Brenda Estefan, analista que trabajó en la embajada mexicana en Washington, D.C.

El director del Centro de Estudios México-Estados Unidos de la Universidad de California de San Diego, Rafael Fernández de Castro subrayó que la postura de López Obrador debería estar enfocada en reforzar una buena relación con el gobierno estadounidense. «México tiene la responsabilidad de cuidar aquellos quienes reciben un asilo político en nuestro país y no interfiera en asuntos políticos con otros gobiernos», destacó.

Hasta el momento, el gobierno de Estados Unidos no se ha pronunciado ante la postura del presidente López Obrador acerca de otorgarle asilo político a Assange. El polémico hacker se encargó de publicar en WikiLeaks diversos archivos e informes anónimos en los que se filtró información sobre un tiroteo por parte de soldados estadounidenses en Bagdad. También publicó el Manual de la Armada de Estados Unidos, 90 mil documentos clasificados de la guerra de Afganistán, documentos sobre las actividades terroristas de Al Qaeda, entre otros.

Julian Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres en junio de 2012 con el objetivo de evitar ser extraditado a Suecia por acusaciones de delitos sexuales. El 11 de abril de 2019, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, retiró asilo al polémico fundador de WikiLeaks, permitiendo a la policía británica arrestar a Assange. Ese caso contra él se retiró cinco años después por parte de las autoridades al no poder comprobar los hechos en la investigación.

México tiene una larga tradición de asilo político, por ejemplo, cuando el país recibió a los españoles que escaparon tras la Guerra Civil (1936-1939). Abrió las puertas a los chilenos que salieron del país después del golpe de estado el cual derrocó al gobierno del presidente Salvador Allende en 1973. Recibió a expresidentes como: Evo Morales, Manuel Zelaya, la Premio Nobel de la Paz en 1992, Rigoberta Menchú, el ideólogo soviético León Trotsky y el cineasta español Luis Buñuel.