Granjas verticales con IA, una posible contribución para la seguridad alimentaria

Conforme aumenta la población mundial, una de las preocupaciones es la seguridad alimentaria, es decir, el dar acceso a las personas a alimentos seguros, nutritivos y suficientes. Según los datos más recientes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), casi 960 millones de personas en todo el mundo pasaron hambre en 2019. Para 2020, se espera que otros 83 millones a 132 millones de personas se sumen a esta cifra. Para este problema, granjas verticales controladas con inteligencia artificial (IA) podrían contribuir a la solución, o al menos así lo cree Plenty, una startup de San Francisco, en Estados Unidos.

Las granjas verticales de Plenty ocupan únicamente 2 acres, aunque producen, en cantidad de frutas y vegetales, el equivalente a 720 acres. En ellas, robots controlados con IA monitorean los patrones de crecimientos y ajustan continuamente factores ambientales, como la temperatura, el agua y la luz. Esto con el fin de garantizar una producción cada vez más eficiente y económica. Además, mediante paneles LED se imitan las condiciones solares para mantener el crecimiento en condiciones óptimas las 24 horas del día. Aunado a esto, el agua utilizada se recicla y el agua evaporada se recaptura, por lo que se trata de un proceso donde virtualmente no existen desperdicios.

Según su sitio web, la eficiencia de estas granjas es tal, que utilizan 99% menos terreno y 95% menos agua en comparación con la forma de operar de las granjas convencionales. Señalan, además, la capacidad de cada hilera de plantas colgantes de producir 400 veces más comida por acre, en comparación con una granja convencional. «Imagínese una granja de 1,500 acres. Ahora, imagínese que encaja en su tienda de comestibles favorita, creciendo hasta 350 veces más. Eso es eficiente», comenta Plenty en su página de internet. Para la startup, estas granjas verticales liberan a la agricultura de las limitaciones del clima, las estaciones, el tiempo, la distancia, los pesticidas, el clima y los desastres naturales.

Alrededor del mundo, las granjas verticales han comenzado a ser más comunes y ya han comenzado a integrar tecnologías más avanzadas. A principios de octubre se dio a conocer que se concluyó la primera fase de la construcción de la granja vertical más grande de Europa, en Dinamarca. Esta abarcará un área de 7 mil metros cuadrados, con cultivos en pilas de 14 capas de altura y utilizará más de 20 mil luces LED. Con la intención de llevar la automatización al siguiente nivel, la granja contará con pequeños robots sobre ruedas a cargo de distribuir las semillas a los distintos estantes de cultivo. Además, mediante sensores y software inteligente se monitoreará y procesarán más de 5 mil puntos de datos diferentes. Las compañías a cargo, YesHealth Group y Nordic Harvest esperan comenzar la producción durante el primer trimestre de 2021.

Con la intención de optimizar la agricultura, en años recientes se han integrado tecnologías de punta a la producción de alimentos. Actualmente, muchas empresas apuestan por utilizar granjas verticales e IA para hacer más eficiente la producción de cultivos y contribuir a la seguridad alimentaria de las personas. Esta solución podría ser especialmente útil en un contexto pandémico, donde las líneas de producción de alimentos pueden verse interrumpidas. También en el contexto del cambio climático y el aumento en la cantidad de incendios forestales, huracanes y otros desastres naturales.