Estados Unidos y México deportan más de 300 hondureños indocumentados

Un total de 307 migrantes de Honduras, uno de los países más pobres del mundo, fueron deportados este lunes desde Estados Unidos y México, informó el Instituto Nacional de Migración del país centroamericano.


Las autoridades migratorias de México deportaron a 172 hondureños y las de Estados Unidos a 135, indicó el Instituto de Migración en sus redes sociales.


Los hondureños deportados desde México arribaron al país en cinco autobuses y fueron recibidos en el Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR), en el municipio de Omoa, en el Caribe del país, donde realizaron el registro migratorio, añadió.


Las deportaciones «vía terrestre al país continúan de parte de las autoridades migratorias mexicanas», señaló el Instituto.


Los migrantes reciben atención médica, alimentos, un kit de higiene y fueron entrevistados para incluirlos en programas sociales y de generación de empleo y oportunidades.


La entidad estatal indicó también que hoy 130 hombres y cinco mujeres, todos hondureños, fueron deportados desde Estados Unidos.


Los hondureños retornaron al aeropuerto internacional Toncontín de Tegucigalpa, la capital, en un avión desde la ciudad de Alexandria (Virginia).


«Todos vienen con resultado negativo de la covid-19» y las autoridades migratorias de Honduras activaron «todos los protocolos de bioseguridad y Control Migratorio para su atención», dijo el Instituto Nacional de Migración.


Según las autoridades hondureñas, más de 350 traficantes de personas, conocidos como «coyotes», han sido capturados en el país entre 2017 y 2020.


Algunos de los traficantes de personas formaban parte de las caravanas de migrantes centroamericanos que han intentado llegar desde 2018 a Estados Unidos, según la Policía hondureña.


Una nueva caravana de hondureños, que saldría este viernes desde el norte de Honduras, está siendo promovida en redes sociales con la esperanza de llegar a Estados Unidos cuando ya haya asumido Joe Biden como nuevo presidente estadounidense el 20 de enero.


Ante el anuncio de la caravana, autoridades de los países del Triángulo Norte de Centroamérica y de México se encuentran reunidas hoy en el punto de Corinto, fronterizo entre Honduras y Guatemala, tratando sobre la migración irregular.


Los migrantes que intentan salir en caravana, una modalidad que se ha venido dando desde octubre de 2018, aducen que abandonan su país por la falta de empleo y la violencia, flagelos que se han agudizado por la crisis causada por la pandemia del coronavirus y los efectos de los huracanes Eta e Iota, que azotaron Centroamérica en noviembre pasado.