Demócratas acusan a Donald Trump de «incitación a la insurrección»

El lunes 11 de enero de 2020, los demócratas presentaron de manera oficial el impeachment contra el todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Los legisladores, a través de la Cámara de Representantes, acusaron a Trump de incitación a la insurrección tras el asalto al Capitolio perpetuado por simpatizantes pro Trump el 6 de enero. Se espera, según expertos en política internacional, la aprobación por la Cámara baja sea rápida, pero el trámite en el Senado -aún con mayoría republicana- será más lento.

Bajo esta línea, esta sería la primera vez que un presidente de Estados Unidos es juzgado dos veces en un juicio político. La primera vez, a principios de 2019, a Trump se le imputaron los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso. Esto tras usar a líderes de Ucrania para investigar al presidente electo, Joe Biden y a su hijo, Hunter con fines políticos. En febrero de 2020, tras un proceso de destitución tenso, el Senado absolvió de ambos cargos al republicano.

Esta vez, la oposición demócrata y cada vez más legisladores republicanos piden la destitución de Trump tras sus mensajes de aliento a los simpatizantes que tomaron el Capitolio el 6 de enero. Por su parte, Melania Trump publicó una carta en el sitio oficial de la Casa Blanca condenando los hechos, «la violencia nunca es aceptable», afirma en el documento.

La Cámara votará la resolución a medidas de la segunda semana de enero, y los demócratas concederán al vicepresidente Mike Pence un plazo de 24 horas para la destitución del mandatario. No obstante, no se espera que el vicepresidente acceda a la destitución por «incapacidad», el juicio político contra Donald Trump por incitar a la insurrección parece inevitable.