Cómo los científicos buscan combatir la contaminación de los aviones

En cuanto a los esfuerzos de la comunidad científica por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, el sector de la aviación ha supuesto un reto. La industria es responsable del 12% de las emisiones de dióxido de carbono provenientes del transporte. Sin embargo, soluciones como aviones eléctricos o combustibles alternativos suelen no ser prácticas en esta industria. En este contexto, los científicos comienzan a apostar por la fabricación sostenible de combustibles para combatir la contaminación de los aviones.

Con este fin, investigadores de varias instituciones de Reino Unido y una de Arabia Saudita anunciaron el desarrollo de un método para producir combustible de aviones a partir de dióxido de carbono. Según su investigación publicada en la revista Nature Communications, el proceso involucra un catalizador de hierro, junto con hidrógeno, ácido cítrico y dióxido de carbono calentado a 350 grados Celsius.

El proceso obliga a los átomos de carbono a separarse de los átomos de oxígeno del dióxido de carbono para después unirse a los átomos de hidrógeno. Esto resulta en el tipo de moléculas de hidrocarburos necesarias para el combustible líquido de los aviones. El combustible resultante, señalan los investigadores, es de huella de carbono cero, porque al quemarlo se liberaría la misma cantidad de dióxido de carbono que se utilizó en su fabricación. Este método, aunque aún necesita desarrollo para escalar su producción, aumenta la posibilidad de aviones de propulsión convencional con cero emisiones de carbono.

Comparado con otras formas de producción de combustible para aviones, este proceso es menos costoso, afirman los investigadores, principalmente por requerir menos electricidad. Este proceso podría ser aún más sostenible si en su producción se emplease electricidad de fuentes como la solar o la eólica. Según los autores del estudio publicado el 22 de diciembre de 2020, los sistemas de captación y conversión podrían instalarse en plantas que actualmente emiten grandes cantidades de dióxido de carbono. Tal es el caso de las centrales eléctricas de carbón, por ejemplo.

Actualmente, con la intención de ser 100% verde, la empresa United Airlines ha optado por utilizar combustible de aviación sostenible. Según señala la aerolínea, este reduciría en un 80% sus emisiones de carbono, comparado con el combustible convencional. Además, han anunciado la inversión de 90 millones de dólares en dichos combustibles, lo que representa la mayor inversión de este tipo a nivel mundial. Otras aerolíneas han optado por iniciativas de reforestación u otro tipo de acciones de compensación de carbono. Por ejemplo, Delta Airlines anunció la inversión, durante los próximos diez años, de mil millones de dólares en acciones de compensación de carbono.

Pese a que conseguir una industria de la aviación con cero emisiones de carbono aún dista de ser una realidad, el sector se preocupa cada vez más por combatir la contaminación de los aviones. Hoy en día, las acciones se enfocan en compensar las emisiones de carbono, o bien, en utilizar combustibles sostenibles, aunque estos aún no alcanzan la meta de huella de carbono cero. Sin embargo, los resultados compartidos por los científicos en la revista Nature Communications dan la esperanza de hacer realidad este objetivo en un futuro próximo.