CDMX seguirá en semáforo naranja

La movilidad en la Ciudad de México es diferente entre los ciudadanos al salir a las calles, pues la manera de convivir cambió al tener que portar obligatoriamente el cubrebocas, ya que el semáforo epidemiológico de COVID-19 se mantiene en naranja.

Así lo dio a conocer la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, por lo que la reapertura de actividades no esenciales seguirá en la capital; sin embargo, se realizan al 30% de su capacidad.

Por ello, del lunes 20 de julio al viernes 24 del mismo mes seguirá el semáforo sanitario sin cambios, debido a que la capacidad hospitalaria para enfermos de COVID-19, no ha disminuido mucho.

“Esta semana tuvimos una pequeña reducción de ocupación en los hospitales. Estamos en semáforo naranja, vamos muy lentamente y todavía no hay condiciones de pasar al semáforo amarillo”, dijo Sheinbaum.

Eduardo Clark, director General de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), hubo un incremento el martes de personas contagiadas, pero aseguró que la tasa de hospitalizados sigue bajando.

Asimismo, afirmó que en caso de mantener la tendencia a la baja en las clínicas de país, se podrían reactivar los servicios religiosos a partir del de 26 e julio.

Aperturará con las siguientes medidas:

*Las iglesias o templos religiosos deberán cumplir con un aforo no mayor al 30% de su capacidad durante toda la celebración del servicio religioso.

*Antes de ingresar deberán aplicar la toma de temperatura.

*Mantener sana distancia.

*Además, las misas tendrán que realizarse solamente en 30 minutos, pues no se permitirán congregaciones por más tiempo. 

Llamó a mantener las medidas de seguridad sanitaria, filtros en los establecimientos, usar ventilación natural, ofrecer gel antibacterial, entre otros.

Con la aplicación del semáforo naranja, el Gobierno de la CDMX permitió la reactivación de diversas actividades. Desde el pasado 29 de junio abrieron paulatinamente comercios, hoteles, restaurantes, tianguis, estéticas, peluquerías, centros comerciales y se levantaron cortinas de los negocios en el Centro Histórico.

Sin embargo, las reglas cambiaron en la capital, ya que tanto ciudadanos como trabajadores de establecimientos deberán portar cubrebocas y caretas, de lo contrario, los locales del centro de la Ciudad podrían adquirir una multa.